Raya

Como signo ortográfico de puntuación, la raya puede emplearse como signo simple o como signo doble. En este último caso, al igual que el resto de los signos dobles, las rayas de apertura y cierre se escriben pegadas al primer y al último carácter del periodo que enmarcan, y separadas por un espacio del elemento que las precede o las sigue.

Cuando es un signo doble, la raya sirve para introducir o encerrar un segundo discurso. Su función principal es indicar que las unidades lingüísticas que aísla no son una parte central del mensaje, sino que constituyen un discurso secundario que se inserta en el discurso principal para introducir información complementaria. Como discurso autónomo con respecto al principal, las secuencias encerradas entre rayas pueden tener puntuación propia.

Usos

*En incisos: se emplean, como signos dobles, para delimitar incisos. En este uso también pueden utilizarse las comas o los paréntesis. Los incisos entre rayas suponen un aislamiento mayor con respecto al texto en el que se insertan que los que se escriben entre comas, pero menor que los que se escriben entre paréntesis. La raya de cierre en los incisos no se suprime, aunque detrás de ella deba aparecer un punto o cualquier otro signo de puntuación. Tampoco debe suprimirse la raya de cierre cuando el inciso ocupa la posición final del enunciado.

*En incisos incluidos en otros incisos: deben usarse las rayas para introducir una nueva aclaración o inciso en un texto ya encerrado entre paréntesis. Para intercalar algún dato o precisión en un inciso escrito entre rayas deben utilizarse los paréntesis.

*Para enmarcar comentarios de un narrador o transcriptor: las rayas se usan para enmarcar, en medio de una cita textual entrecomillada, las aclaraciones del transcriptor con respecto a su autoría. Se usa, en cambio, la coma cuando la aclaración aparece en posición final, fuera del texto entrecomillado.

*En los textos narrativos: las rayas sirven para introducir o enmarcar los comentarios y precisiones del narrador a las intervenciones de los personajes. Para su correcto empleo, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

Los signos delimitadores principales se escriben siempre inmediatamente después de la raya de cierre del inciso del narrador; mientras que, si se trata de indicadores de modalidad (signos de interrogación, de exclamación o puntos suspensivos), se colocan antes del inciso que enmarcan las rayas y separados de él por un espacio.

*En diálogos: en la reproducción escrita de un diálogo, la raya precede a la intervención de cada uno de los interlocutores, sin que se mencione el nombre de estos. No debe dejarse espacio de separación entre la raya y el comienzo de cada una de las intervenciones.

*En enumeraciones en forma de lista: la raya sirve para introducir cada uno de los elementos de una relación que se escriben en líneas independientes. En este caso, debe dejarse un espacio en blanco entre la raya y el texto que sigue. A la hora de puntuar este tipo de relaciones, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

a) cabe cerrar cada uno de los conceptos con coma, excepto el último, que se cerrará con punto.

b) es igualmente válido prescindir de los signos de puntuación.

En ambos casos, los elementos introducidos por la raya se escriben con minúscula inicial.

*En índices: en listas alfabéticas, índices y otros repertorios, la raya al comienzo de una línea se usa para indicar que en ese renglón se omite, para no repetirlo, un elemento común ya expresado en la primera de sus menciones. En este caso debe dejarse un espacio en blanco después de la raya.

*Precedida de punto: